MASAJES

Masajes: Drenaje Linfático, Reafirmante o Circulatorio

 

Os damos a elegir entre tres tipos de Masajes según vuestras necesidades. Los tres activan el sistema de drenaje linfático a diferentes niveles.

Masaje Drenaje Linfático

El sistema linfático es un sistema de desagüe, situado paralelo al aparato circulatorio sanguíneo.

Su función es la de recoger los residuos por medios de vasos linfáticos, formándose la linfa. Ésta es depurada en los ganglios linfáticos y devuelta a la sangre. Además ejerce una función de limpieza y participa en la función protectora de la defensa del cuerpo almacenando y multiplicando linfocitos.

El drenaje linfático manual es un masaje corporal superficial. Aunque sus manipulaciones parezcan suaves caricias sobre la piel, en realidad no se trata de eso ya que realmente empujamos la piel hasta el límite de su electricidad. Las diversas manipulaciones del drenaje linfático manual tratan de adaptar al máximo nuestras manos empujando la linfa en su recorrido natural.

  • Mejora la circulación linfática
  • Tiene efecto relajante y analgésico
  • Son maniobras lentas y superficiales
  • No provoca enrojecimiento ni dolor

Contraindicado en los siguientes casos: cancer, infecciones, inflamaciones agudas, edemas cardíacos, asma, trombosis, flebitis, varices tortuosas o reacciones alérgicas

Masaje Circulatorio

El masaje circulatorio es similar al de Drenaje Linfático, tiene un efecto estimulante, pero las maniobras son más rápidas y profundas que el en el linfático, se enrojece la zona y puede ser más molesto.

Masaje Reafirmante

Este es el masaje más enérgico de los tres.

Busca remodelar reafirmar descontracturante y conseguir un efecto anti estrés. Se reafirma y tonifica la piel, estimula la lipólisis, aumenta el riego sanguíneo y ayuda a deshacer la celulitis (además del efecto relajante).